Memorias de un desarrollador

El uso de referencias en la búsqueda de empleo

Este fin de semana David Bonilla publicó una entrada en la bonilista en la que introducía el tema de si una referencia podría/debería poder arruinar un proceso de selección.

Como el tema tiene miga y se ha generado un poco de ruido en twitter me gustaría añadir mi punto de vista.

El uso de referencias en la búsqueda de empleo

Como candidato considero que hay que ser muy responsable dando referencias. En mi opinión creo que las referencias se deben dar en la parte final de un proceso de selección y sólo habiendo solicitado permiso a dicha persona.

Voy a evitar entrar la parte legal que supone ceder datos personales de terceros y centrándome en el apartado moral. Para ello lo más importante es ponerte en los zapatos de la persona que quieres dar como referencia.

Antes de dar una referencia, en mi opinión deberías contactar con dicha persona y solicitar su permiso para hacerlo. Si más adelante quieres volver a indicar su referencia, mi recomendación es solicitar su permiso de nuevo.

Hay que tener en cuenta, que para la persona que estás dando como referencia, quizá no sea agradable que lo interrumpan en su trabajo para preguntar por una determinada persona, sobre todo si esto ocurre con frecuencia.

Por eso al preguntar, no sólo te aseguras de que no le molesta, si no que además es posible que la referencia sea mejor, ya que seguro que dedicará algunos momentos mentales a decidir qué es lo que quiere decir sobre tí, por lo que podrá responder mejor a ese requerimiento.

En cuanto al momento, como ya dije, debería ser el el tramo final del proceso de selección. De esta forma, tanto la empresa como tú como candidato, tendréis bastante claro que queréis seguir adelante. Dar la referencia al principio significaría molestar más de la cuenta a la persona que has indicado como referencia. 

El uso de referencias en la búsqueda de un candidato

Cuando he tenido que buscar un candidato el uso de las referencias ha sido determinante. Si tienes una referencia común positiva, muy mal lo tienes que hacer para no llevarte el puesto.

Muchísimo trabajo se mueve a través de estas recomendaciones comunes, además es en mi opinión la mejor forma de acertar. De hecho en mi opinión el primer sitio donde buscar un candidato es en tu propia red de contactos. Si no lo encuentras y tienes que buscar en algún portal de empleo o similar, una vez que has determinado que un candidato te gusta lo mejor que puedes hacer es tratar de buscar si existe esa referencia común.

En el caso de que puedas encontrarlas, es el momento ideal para hacer una llamada o quedar para tomar un café con esa persona y ponerte al día y de paso preguntarle por el candidato que te interesa.

En el caso de que no puedas encontrarlas, si que creo que puede ser buena idea el solicitar referencias. Estas referencias hay que interpretarlas, ya que por ejemplo una muy buena relación entre el candidato y la referencia, puede hacer que te de una recomendación por encima de la realidad, y lo mismo en caso contrario.

Las referencias en linkedin

Yo a linkedin le doy muy poca credibilidad. Esta red en mi opinión cometió el error hace años de favorecer recomendaciones y contactos de forma antinatural.

Por ejemplo cuando introdujo la funcionalidad de skills mientras que navegabas por la red, te indicaba si querías dar "+1" a una determinada habilidad de alguno de tus contactos. Mucha gente daba a ese "+1" por probar que pasaba.

Esto produjo que los primeros que añadieron esas skills a su perfil, obtuvieran un elevado número de "+1s", especialmente aquellos que tenían redes especialmente grandes. En mi caso tengo algunos "+1" en habilidades técnicas de personas que no conozco y que ni siquiera son técnicas.

Lo mismo ocurre con las redes de contactos. linkedin continuamente te ofrece la posibilidad de añadir como contacto a nuevas personas. El resultado son redes enormes de contactos en los que no conoces ni has tenido relación con el 10%.

Con esto lo que quiero decir, que linkedin promueve que los perfiles parezcan muy buenos, y muy bien conectados sobre una presentación más cercana a la realidad.

Regresando al tema de las recomendaciones, mucha gente pacta, te pongo una recomendación y tu me pones a mí una. Esto genera demasiado ruido, y distorsiona el ver si el candidato es realmente recomendable.