Mi experiencia cómo desarrollador

El spam en linkedin

Sin duda alguna, Linkedin es una red social perfecta para el entorno laboral. Permite mantener los contactos obtenidos y conseguir otros nuevos. De hecho, es precisamente en el terreno de las nuevas oportunidades laborales y ofertas de trabajo donde reside gran parte de su encanto. 

Sin embargo, desde hace un tiempo vengo observando cómo determinados recruiters del sector informático envían ofertas o propuestas de trabajo de manera masiva sin, al parecer, haber consultado previamente la experiencia laboral de los posibles interesados.

Como ejemplo, una de las “ofertas” que he recibido recientemente. La supuesta “interesante oferta de trabajo” va dirigida claramente a un perfil junior, aunque tal y como le hice saber a la persona en cuestión, la oferta de trabajo como “programador web” que se me hizo llegar apenas ofrecía información sobre las tareas a desarrollar. 

Esto es un claro ejemplo de la precarización del empleo que, por supuesto, también está presente en el sector informático. Con 10 años como profesional del sector y mi propia empresa, desempeño el puesto de “general manager”, por lo que no creo que sea la persona más indicada para el empleo en cuestión que se me hizo llegar. 

A esto hay que añadir las numerosas propuestas de trabajo que surgen a diario. De ahí la necesidad de ofrecer el mayor número de información posible sobre el trabajo que se está ofertando. Obviamente, todos queremos conocer la descripción del puesto de trabajo, dónde se va a desempeñar, las funciones, responsabilidades, rango salarial, el tipo de proyecto, el equipo con el que se cuenta… Información que es vital y que necesita conocer el candidato de manera obligatoria para poder valorar si está más o menos interesado en el trabajo.

En este sentido, creo que es importante revisar todos y cada uno de los perfiles a los que se les envía una oferta de empleo. El interés debe ser mutuo y es fundamental conocer al posible candidato antes: ver si reúne las cualidades que estamos buscando, si se adapta al perfil que solicitamos, si cuenta con la experiencia necesaria acorde al puesto ofertado…

Puede que yo no esté interesado en el trabajo pero sí que conozca a la persona idónea y quiera hacerle llegar esta ‘majestuosa’ oferta, algo que sólo haré si veo que merece la pena. Obviamente, el ejemplo que he mencionado anteriormente está lejos de ser un modelo de propuesta de trabajo.

Como he dicho anteriormente, el interés debe ser mutuo. Lo que podría haber sido una interesante oferta de trabajo puede convertirse una propuesta ‘spam’ en Linkedin, con lo que eso conlleva: malestar, bloqueos y desilusión por el escaso interés que muestran algunos recruiters por el trabajo de otros.