Memorias de un desarrollador

Asegura el flujo de caja

Un error que cometí al comenzar a trabajar por cuenta propia es no darle una importancia extrema al flujo de caja.

Lo normal es que las facturas se emitan a final de mes, es decir cuando emites la factura ya te deben 30 días de trabajo, y lo normal tambíen es que la factura venza en otros 30 días. Esto son 60 días de trabajo sin ver un euro.

Si te despistas un poco, esos 60 días se convierten en 75 o 90 y entonces te das cuenta de que una empresa tiene una deuda muy importante contigo, y como se suele decir, si debes dinero tienes un problema, pero si debes mucho dinero, el problema lo tiene el otro.

Para asegurarnos el flujo de caja, nosotros le damos mucha importancia a los siguientes apartados.

Negocia las fechas de vencimiento

Cuando estás negociando las condiciones con tu cliente, hazle saber que trabajas a 15 días en lugar de a 30, y trata de incluir este punto en el acuerdo al que llegues. Si te intenta negociar el precio a la baja, es un buen momento para que trates de meter esta cláusula.

Factura a tiempo

A veces las empresas tardan bastante en enviarte la factura, incluso a veces algunas, tienes que reclamarlas. Esto da la sensación de:

  1. Poca profesionalidad
  2. No hay prisa por cobrar

Por esto es importante enviar las facturas religiosamente el primer día del mes. Si por lo que sea cae en festivo o fin de semana, pues el primer día laborable.

Incluye toda la información necesaria en la factura

En tu factura deben quedar claramente visibles los siguientes conceptos.

Otro error que me encuentro a veces es incluir estos datos en formato de imágen, de forma que no se puede copiar y pegar.

Tener una factura bien hecha, ordenada, sin errores y con toda la información necesaria, te ahorrará tiempo, de tener que rectificar facturas y de tener que completar la información más tarde.

Avisa a tus clientes si tienen facturas vencidas

Primer aviso

Una vez que se ha vencido el plazo, no dudes en reclamar que tu factura se ha vencido. Yo este paso lo hago vía correo electrónico. Reclama la factura de forma educada, posiblemente sea un despiste, pero mejor solucionar ese despiste cuanto antes.

Segundo aviso

Una vez que pasen algunos días desde el vencimiento, llama a tu cliente, o aprovecha una reunión para comentarle el estado de la factura, y preguntale si existe algún problema. Preguntale directamente cuando tiene intención de realizar el pago.

Tercer aviso

No hemos llegado nunca a esta situación, pero si pasa cierto tiempo desde el segundo aviso y no hay noticias de la recepción del pago, lo mejor es que cortes el grifo y dejes de atender a ese cliente. Así el que tendrá prisa por contactar contigo y solucionar la situación será él.